La obr: «Mil amaneceres»

De José Luis Alonso de Santos. Dirigido por Carlos Martín.  Interpretada por Juan Alberto López.  Coproducido por Teatro del Temple y Oco Life is Talent.

Sinopsis

El 2 de noviembre de 1626, reinando Felipe IV en España, Benjamín Campos, natural de Toledo y dramaturgo de éxito en Madrid, acude al Hospicio de las Hermanas de la Caridad de Ciempozuelos para pronunciar unas palabras en el velatorio del cadáver de Antón Toledo, natural de Talavera de la Reina y antiguo cómico. Antón había fallecido el día anterior y sor Adela, que gobierna el Hospicio que acoge a los locos, lo manda llamar para que pronuncie el panegírico de su antiguo amigo.

A raíz de este punto de partida la obra se desarrolla como el itinerario vital de Antón Toledo, contado o inventado por Benjamín Campos. Una historia tan de la picaresca clásica como sorprendente en su de- sarrollo y contemporánea en su contenido vital.

 

La idea

Dentro de la larga trayectoria de Teatro del Temple un espectáculo como Mil amaneceres supone un interesante reto en el que se une nuestra pasión por el repertorio universal y las raíces clásicas de nuestro oficio con la contemporaneidad de su escritura y las reflexiones vitales que contiene.

La compañía tiene una larga experiencia con autores clásicos del siglo de oro español como de Calderón de la Barca La vida es sueño, Cervantes El Licenciado Vidriera, Don Quijote somos todos, Quevedo El Buscón, Lope de Vega La vengadora de las mujeres, por citar algunos de los montajes más emblemáticos de Teatro del Temple surgidos de la recreación de dos clásicos universales. Los clásicos nos sirven para la creación contemporánea porque descubrimos en ellos un hálito teatral y un discurso profundo que nos lleva a hablar de nuestro ser más profundo de una forma ritual y contemporánea.

Ésta será la producción número 51 de la compañía, con la experiencia vivida y con la ingenuidad de quien quiere descubrir un nuevo mundo. Nos embarcamos de nuevo en una obra que utiliza el entorno de la picaresca clásica como lugar desde el que reflexionar sobre lo contemporáneo.

montajes-clásicos

 

Pero más allá de indagar sobre la esencia teatral o de reflexionar a partir de nuestra propia experiencia, teatral y humana, Mil amaneceres es también una reflexión de José Luis Alonso de Santos sobre la propia existencia y las historias que nos contamos para hacer de nuestra vida nuestra mejor tragicomedia
el-actor
Ficha Artística
  • Escrito por Jose Luis Alonso de Santos
  • Dirección de Carlos Martín
  • Producción de María López Insausti y Rosa María Fernández
  • Ayudante de dirección y coordinación técnica Alfonso Plou
  • Reparto Benjamín Campos:  Juan Alberto López
  • Composición musical Gonzalo Alonso
  • Espacio escénico Oscar Sanmartín
  • Vídeo Francisco Santero
  • Iluminación Tatoño Perales
  • Vestuario Ana Sanagustín
  • Maquillaje Virginia Maza
  • Fotografía Marcos Cebrián
  • Diseño gráfico Ana Baiges / Línea Diseño
  • Equipo de producción Pilar Mayor y Pilara Pinilla
  • Técnicos en gira Fernando Medel y Federico Martín
  • Distribución Teatro del Temple
La puesta en escena

Partimos de una época marcada por unos elementos que determinan el mundo clásico de nuestra li- teratura y nuestro teatro. La estética de la escenografía y del vestuario nos lleva a iconos de nuestra propia cultura oficio: un tablado donde desarrollar todo un mundo.

Nuestra propuesta busca encontrar un espacio de desarrollo de la acción dramática donde la época que se cuenta conviva con la época real en la que se representa. Busca llenar de referencias temporales que permitan una mayor atemporalidad de forma que las imágenes que se proyectan, propuestas por el autor, y la forma y el lugar en el que lo hacen, nos trasmitan un tiempo antiguo que es al mismo tiempo un tiempo nuevo. Queremos que el espectador entre en la propuesta desde su contemporaneidad, para hacer con el personaje, el viaje biográfico que construye el actor.

También en la interpretación buscamos esta realidad paralela en la que la picaresca forme parte de la vida contemporánea y las vicisitudes de estos dos cómicos, creados por uno solo, sea tanto recreación de una raíz histórica como cotidianeidad de nuestra propia experiencia actual.

Carlos Martín, director de escena

escenografia

La dramaturgia
Benjamín. –¡Pero las setas que no son venenosas el primero que llega las arranca y se las come! (Al público.) Y Quilla me contestó bajito y tranquilo, después de sonreír con cara de seta no venenosa. –Prefiero que me coman a que me aplasten con el pie con asco o con miedo, como hacen con las venenosas. Al menos así sirvo para comida. Fragmento de Mil amaneceres

En este monólogo de José Luis Alonso de Santos, Benjamín da cuenta de todas las peripecias vividas junto al amigo, desde que lo conociera condenados ambos a galeras –el mayor, Antón, por consentidor; el joven, Benjamín, por hurto–, hasta que se separaron unos años antes en el Hospicio. Por el camino, quedan todas las aventuras vividas juntos, comenzando por el sufrimiento de los tiempos en los que fueron ga- leotes. Este sufrimiento no ha nacido solo desde que embarcaron, sino que es muy anterior, procede de la radical injusticia social que los ha conducido hasta allí, del conflicto como individuos ante una sociedad que tiene unas dinámicas perversas: a Antón le hubiera bastado matar a su mujer para lavar su honra, tal y como le insistió el cura de su parroquia, y no hubiera sido condenado; a Benjamín le hubiera salvado una mayor habilidad o el capricho del nacimiento en otra familia. Antón, por su edad y forma de ser, utiliza el humor y la risa para sobrellevar el sufrimiento y se agarra a la posibilidad de cada amanecer. Benjamín, joven, inexperto e impulsivo, se desespera por su suerte y le cuesta comprender a su amigo. El mayor ejerce de maestro, no siempre dulce y protector, del más joven.

el-actor

Es precisamente la risa –una de las acciones más revolucionarias y de resistencia posibles ante una sociedad y una vida injusta e inexplicable, pero que es la que a uno le ha tocado–, la que permite que ambos sobrevivan a las galeras. Una vez desembarcados, su viaje se convierte en una continua mezcla de esperanza y desesperanza, un caminar de supervivencia entre el frío y el hambre, por los caminos de una España –de un mundo– implacable en el que encuentran mucha crueldad, pero también algunos rasgos humanitarios. El más importante, aquel por el que sor Adela los salva de una situación muy comprometida y los acoge en el Hospicio. Sor Adela les abre también la oportunidad de regresar al mundo en mejores con- diciones, pero para hacerlo tienen que transigir con las normas sociales y ahí es en donde se separan.

Antón ya no puede más, ha encontrado el refugio ante el sufrimiento y la fragilidad en que consisten la vida y su lucha. Sin embargo, Benjamín es más joven, tiene la necesidad de regresar al mundo y explorar la posibilidad de dejar el sufrimiento viviendo en sociedad, aunque tenga que pactar con ese mundo y la injusticia con la que se rige la vida de los individuos como él. No está dispuesto a desaprovechar la opor- tunidad que le brinda sor Adela. Además, se ha convertido en dramaturgo, lo que permite explorar a José Luis Alonso de Santos las relaciones entre el artista y el poder, entre el artista y la sociedad.

Pedro Ojeda Escudero: Primera aproximación a Mil amaneceres de José Luis Alonso de Santos

La escenografía

El espacio escenográfico está concebido como un entorno clásico, pero lo suficientemente neutro como para propiciar el viaje por los diferentes espacios en los que se desarrolla la vida de Antón y Ben- jamín.

Un espacio que permita el juego teatral en su visión más esencialista en la que el actor es que nos va trasladando a diferentes lugares y tiempos del mundo a través de sus acciones y pequeños elementos que tienen la capacidad más de sugerir y evocar que de ser elementos realistas.

Por ello la propuesta es como la del clásico tablado donde el ataúd del amigo queda integrado y donde las proyecciones que van a evitar lo realista sean también un juego más de proyección mental atem- poral que de espacio en el que se peleen un discurso historicista clásico con una proyección hiperrealista contemporánea.

Óscar Sanmartín y Paco Santero, escenógrafo y creador audiovisual

escenografia-2

 
El vestuario

Esta obra de Alonso de Santos parece obligarnos a realizar un vestuario que respete o al menos parta de la época en que se inscribe la fábula. Hay unos evidentes referentes históricos que está bien mantener, pero también es bueno ser consciente que el vestuario, como el resto de los elementos de atrezo deben servir para que el actor vaya creando con facilidad y rapidez diferentes ámbitos y situaciones. el-actor-2

En ese sentido las ropas y elementos a utilizar tendrán más un carácter de sugerencia y capacidad multifuncional que ser meros objetos realistas que pudieran dificultar su utilización en diferentes acciones y situaciones.

Se trata de facilitar el trabajo del actor en la creación unipersonal de 2 personajes principales, más otros que van apareciendo y en una larga serie de situaciones distintas. En una propuesta como esta lo esencial y neutro sirve muchas veces para resolver la utilización recurrente y creativa que va apor- tando el trabajo del actor.

Para ello trabajaremos en una estética que, cumpliendo con los cánones de época, sea al mismo tiempo neutra y capaz de tras- mitir y generar mucha evocación.

Ana Sanagustín, vestuarista y atrecista

La iluminación

El diseño de iluminación se basa en las propias cualidades que proporciona la escenografía y el ves- tuario y en parte en el tono de la interpretación conseguido a través de la puesta en escena de esta obra.

Con esos recursos se creará un espectro de posibilidades para que cada momento pueda viajar del realismo a lo onírico y de allí al mundo del recuerdo. Viajando también de lo concreto a lo inespecífico y de lo matérico a lo volátil. Para ello se combinarán diferentes gamas de filtros o la implantación de ele- mentos lumínicos especiales ubicados dentro de la propia escenografía.

Una apuesta que permita el viaje emocional a través de la luz y la atmósfera y que construya una realidad paralela distinta a la cotidiana o la más convencionalmente teatral.

Tatoño Perales, iluminador

 

 

El espacio sonoro

La sonoridad de la música de esa época tiene una singularidad muy especial determinada por los ins- trumentos que se empleaban. De tal forma que sus melodías siguen presentes en la música popular con- temporánea pero su sonoridad nos retrotrae a un tiempo y un ambiente especial. Jugando con esas claves nuestra idea es utilizar ese tipo de instrumentalización para hacer creaciones nuevas y como el autor hace con el texto utilizar el pasado para hablar del presente o de, más bien, de existencia en cualquier tiempo y lugar.

A parte de esta música de época, nuestra pretensión es ayudar al desarrollo de la acción y la ambien- tación de cada espacio con algunas sonoridades que ayuden a situar cada uno de los cuadros trabajando siempre como fondos a sabiendas de que el trabajo del actor y la conducción del relato es el primer plano que debe conducir al espectador y un nuestro trabajo es el del plano general puntual, que ayuda con sutileza a la creación del conjunto.

Gonzalo Alonso, músico

espacio-sonoro

El autor

el-autor

José Luis Alonso de Santos

Valladolid 1942

Dramaturgo, director escénico, guionista y actor español. Se trasladó a Madrid en 1959, donde se licen- cia en Filosofía y Letras por la Universidad Complu- tense y en la Facultad de Ciencias de la Información. Desde 1960 comenzó a interesarse por el mundo del teatro, recibiendo clases de William Layton en el TEM. Su primera experiencia escénica importante fue la par- ticipación, como actor, en el montaje de Proceso por la sombra de un burro (1964-1965) . Fue uno de los funda- dores del grupo Tábano y colaboró con el Teatro Ex- perimental Independiente. Paralelamente, en 1971 fundó el grupo Teatro Libre, que lideró hasta su diso- lución diez años después. Su primer estreno como autor se produce en 1975 con ¡Viva el Duque, nuestro dueño!

En 1988 fundó la productora teatral Pentación, con Gerardo Malla, y Rafael Álvarez.

Ha escrito cerca de cincuenta obras teatrales, estrenadas con éxito de crítica y público, algunas llevadas al cine como: Bajarse al moro, La estanquera de Vallecas y Salvajes, así como guiones de cine, series de televisión, narrativa infantil y novelas. Sus obras han sido editadas tanto en España como en el extranjero y se han publicado también ediciones críticas. Ha dirigido más de cuarenta obras teatrales de autores como Bertolt Brecht, Aristófanes, Synge, Calderón de la Barca, Pío Baroja, Valle Inclán, Plauto, Shakespeare, Carlos Arniches, etc., así como varios de sus propios textos.

En el ámbito teórico ha escrito ensayos, como La escritura dramática (1998) y Manual de teoría y práctica teatral (2007), así como artículos de investigación teatral.

Ha sido director de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Fue director de la Com- pañía Nacional de Teatro Clásico (2000-2004) y, presidente de la Academia de las Artes Escénicas de Es- paña (2014-2018).

Ha sido galardonado, entre otros, con los premios: Tirso de Molina (1984), Mayte (1985),3 Premio Nacional de Teatro (1986),4 Rojas Zorrilla (1986), Medalla de Oro de Teatro de Valladolid (1993), Muestra de Autores Contemporáneos de Alicante (2005), Premio Max a Mejor adaptación o versión de obra teatral (2005),5 Castilla y León de las Letras (2009)6 y Nacional de las Letras Teresa de Ávila (2010).

Fue nombrado letraherido en 2019 por el Ayuntamiento de Valladolid.7 Su monólogo ganó el Premio de la Crítica de Castilla y León en 2020.89 En 2021 fue galardonado con el premio a toda una vida dedicada al teatro por la Federación Española de Teatro Universitario.101112 Un año después, Alonso fue recono- cido con el Premio Max de Honor, concedido por el Colegio de Gran Derecho de la SGAE por su tra- yectoria.

El director

el-director-carlos-martin

Carlos Martín Bazán

Zaragoza 1962

Director artístico de Teatro del Temple, Teatro de las Esquinas y Temple Audiovisuales.

Comienza su formación en la Escuela de Teatro de Zaragoza. Tras graduarse en 1984 ejerce como profesor de interpretación en la Universidad Popular de dicha ciudad. En ese mismo año funda su primera compañía: Akratea Anemosa.

En 1988 es becado para estudiar dirección en la Scuola d´Arte Drammatica Paolo Grassi de Milán. Al término de sus estudios entra como profesor titular de dirección e interpretación en la propia Scuola. A lo largo de su estancia en Italia colabora en la dirección de espectáculos para los Centros Dramáticos de Triestre, Venecia, Brescia, Turín y Roma. Colabora con el Centro de Richerca Teatral de Milán y forma su segunda compañía: Calígula Producciones. Con ella presenta en Sevilla “Caligula” de Camus en 1992, una producción italo-española. Por ese espectáculo es galardonado como “Joven Valor Universal” en la Expo de Sevilla.

Ya a su regreso a España funda Teatro del Temple en 1994 y en 1996 estrena “Goya”, interpretada entre otros por Sancho Gracia, José Luis Pellicena, Enriqueta Carballeira y Clara Sanchis. Con ella realiza una gira en grandes teatros por 10 países de Iberoamérica.

Los años siguientes estrena, y gira por España, Europa e Iberoamérica, espectáculos tan personales como emblemáticos, surgidos de la creación y colaboración con el dramaturgo Alfonso Plou: “Macbeth y Lady Macbeth”, “Buñuel, Lorca y Dalí”, “Picasso adora la Maar” (con el que obtienen el premio Max al Mejor Espectáculo Revelación), “Sonetos de amor y otros delirios” o “Yo no soy un Andy Warhol”.

A lo largo de su carrera ha trabajado en la puesta en escena de numerosos e importantes autores españoles contemporáneos: “Ñaque, o de piojos y actores” de José Sanchis Sinisterra, “Dakota” de Jordi Galcerán, “Trenes que van al Mar” de Luis Araújo, “Ventajas de viajar en tren” de Antonio Orejudo y “No faltéis esta noche” (premio Lope de Vega 1996) de Santiago Martín Bermúdez.

También ha afrontado obras del repertorio universal como “La Vengadora de las Mujeres” de Lope de Vega, “Ricardo III” de Shakespeare, “Fin de Partida” de Samuel Beckett, “Luces de Bohemia” de Valle- Inclán, (estrenada en 2007 y que continúa de gira por España), “El Público” de Lorca, “El Licenciado Vidriera” de Cervantes o “Don Juan Tenorio” de Zorrilla.

En 2012, en una coproducción entre el Centro Dramático Nacional, Teatro del Temple, Teatro Meridional y L’Om Imprebis, dirige, junto a Santiago Sánchez, el espectáculo “Transición”, protagonizado por Antonio Valero y candidato a los VIII Premios Valle Inclán de Teatro 2014. La función es elegida por El Periódico de Aragón y El Cultural del diario El Mundo como mejor espectáculo del año 2013.

Ha trabajado también la puesta en escena de conciertos de música con Loquillo y Bunbury, entre otros. Y ha dirigido espectáculos de danza para artistas como Rafael Amargo o Miguel Ángel Berna.

En el campo audiovisual ha dirigido los audiovisuales de sus espectáculos, el mediometraje “Ventajas de Viajar en Tren” y varios cortos.

El interprete

el-actor-3

Juan Alberto López Rodríguez

Sevilla 1962

Inició sus actividades teatrales en 1978 estudiando la especialidad de interpretación escénica en la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla (1978/81), y am- plió su formación asistiendo a cursos y talleres de in- terpretación, dirección de actores, dramaturgia, trabajo corporal, voz, etc. impartidos por María Ruiz, Paca Ojea, Angel Facio, Lindsay Kemp, W.Layton, Miguel Ponce, Jesús Aladrén, Adriano Iurissevich, Krzysztof Borowiec, Jerzy Luzynski, Antonio Malonda, Ramón Oller, Paula Bas, Roberto Quintana, Denis Rafter y Ma- riano Barroso; posteriormente, estudió interpretación audiovisual en la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid (ECAM), participó en varios cursos y talleres de escritura de guión para cine y TV, y cursó la espe- cialidad de Escritura y Ciencias Teatrales (Dramaturgia)en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD,1994/98). En años posteriores ha participado en Talleres de Dramaturgia dirigidos por José Sanchis Sinisterra y Fermín Cabal, así como de creación escénica con Mariano Barroso y de interpretación audiovisual con Juan León y Juana Martínez.

Desde 1981 ha trabajado profesionalmente como actor en más de 40 espectáculos teatrales con varias compañías de Sevilla, Cádiz, Extremadura y Madrid, con director@s como José Sanchis Sinisterra, Carlos Martín, José Luis Alonso de Santos, Juan Carlos Pérez de la Fuente, Emilio Hernández, Laila Ripoll, Aitana Galán, Javier Yagüe, Adolfo Simón, entre otros much@s.

Su trabajo más reciente como actor en teatro ha sido con la compañía LA RADICAL de Madrid en la versión teatral de “El diablo cojuelo” de Luis Vélez de Guevara, dirigida por Aitana Galán, cuyo espectáculo estuvo de gira entre 2019 y 2021.

También ha trabajado como actor en más de una docena de largometrajes cinematográficos, en otros tantos cortometrajes y en conocidas series de televisión como “Aquí no hay quien viva”, “La que se ave- cina”, “Plaza Alta”, “Antivicio”, “Policías”, “Periodistas”, “Un paso adelante”, “Mis adorables vecinos”, “Los Serrano”, “El Comisario”, “Amar en tiempos revueltos”, “Sin tetas no hay paraíso”, “Cuéntame como pasó”, “Física o química”, “Arrayán”, “Centro Médico”, “Seis hermanas”, entre otras muchas.

Premio al MEJOR ACTOR en el XXXI FESTIVAL DE TEATRO CIUDAD DE    PALENCIA,2010, por su interpretación en la obra “Trampa para pájaros” de José Luis Alonso de Santos.

Ha sido profesor de Interpretación escénica, Iniciación al Teatro y Trabajo Dramatúrgico (Cuarta Pared, Triángulo, Bululú 2120, RESAD, Acción Escena, A.C. El Monociclo, etc.)

Es AUTOR de una veintena de textos teatrales de los cuales, uno de ellos, “Marcelo, un extraño forastero”, cuenta con el PREMIO MAX 2001 AL MEJOR ESPECTÁCULO INFANTIL.

Cofundador, coordinador artístico, dramaturgo y director de producción de la compañía META- MORFOSIS PRODUCCIONES TEATRALES desde 2003 a 2017.

PREMIO “DENIS RAFTER” 2020, en reconocimiento a su trayectoria, con motivo del XI CER- TAMEN INTERNACIONAL DE TEATRO EN LA CALLE “NOCTÍVAGOS” (Oropesa, Toledo).

Los coproductores

coproduccion

Teatro del Temple

logo-temple

Teatro del Temple, cuyo equipo estable son Carlos Martín en la dirección escénica, Alfonso Plou en la dramaturgia y María López Insausti en la producción, nace en 1994. Desde entonces han ido te- jiendo medio centenar de espectáculos que han consolidado un equipo humano y un sello artístico con- trastado en toda la geografía nacional y con numerosas giras internacionales.

Sus piezas combinan la dramaturgia propia (con obras sobre Goya, Buñuel, Picasso o los hermanos Machado) con la puesta en escena de autores contemporáneos (Gabi Ochoa, Luis Araújo, Antonio Ore- judo o Jordi Galcerán entre otros). Sin olvidar el repertorio universal (Sófocles, Shakespeare, Lope, Cer- vantes, Quevedo, ,Lorca o Valle-Inclán). Con ellas ha conseguido importantes premios, como el Premio Max al Mejor Espectáculo Revelación por Picasso Adora la Maar y cuatro nominaciones más, por otros tantos espectáculos. Destacan entre otros muchos de sus trabajos la puesta en escena de: Los Hermanos Machado, Don Quijote somos todos; La vida es sueño; Transición; Luces de Bohemia; Vidas enterradas; Ventajas de viajar en tren; Buñuel, Lorca y Dalí; Macbeth y Lady Macbeth; Goya; Rey Sancho…Han visitado 17 países distintos y viajan con sus obras por todo el territorio nacional. Desde hace 20 años son compañía concertada del INAEM. Realizan también importantes coproducciones con otras compañías de diferentes comunidades autónomas (L’Om Imprebís, Meridional,Teatro Corsario, Micomicón Teatro etc) como Transición, copro- ducido por el  Centro Dramático Nacional y Vidas enterradas .

Desde 2012 gestionan, junto con la compañía Teatro Che y Moche, el Teatro de las Esquinas, es- pacio escénico con una sala para 500 espectadores y una escuela de artes escénicas con más de 700 alum- nos. Un espacio cultural que se ha convertido en el referente escénico de gestión privada más importante de Aragón.

Teatro del Temple ha trabajado paralelamente en la preparación de diferentes eventos. Desde la di- rección y diseño escénico de giras para Bunbury, Loquillo y Carmen París al trabajo con compañías de danza como las de Rafael Amargo y Miguel Ángel Berna.

Como Temple Audiovisuales se han realizado varias producciones audiovisuales, spots y cortome- trajes. En estos momentos Teatro del Temple tiene mucho interés por intensificar su trabajo en el ámbito audiovisual por una cuestión de evolución, inquietud artística, y para ello ha decidido apostar por este tipo de proyectos.

t-del-temple

el-actor-2
mil-amaneceres-cartel-2

Puedes consultar el calendario de gira de las producciones en cartel

CONSULTAR CALENDARIO

Última Hora